Hoy queremos destacar la importancia del ROI, así como su forma de calcularlo y potenciarlo.

Invertir es un proceso necesario en muchos aspectos vitales: invertimos en nosotros mismos con nuestra educación, invertimos en ocio para que repercuta en nuestro estado de ánimo e invertimos en nuestra vida y familia al comprarnos una vivienda, por ejemplo.

A la hora de hacer que un negocio se desarrolle, es necesario invertir en varios puntos, como en materia prima y marketing. Además, un indicador de que nuestro negocio es exitoso es el de ir recuperando – y sobrepasando – esa inversión.

  1. ¿Qué es el ROI?

Llamamos ROI, siglas en inglés de “retorno de la inversión”, a esa recuperación de lo invertido. ¿Por qué es tan importante? Bien, por los siguientes motivos:

  • Nos informa de si la empresa tiene la capacidad de recuperar lo invertido, es decir, de si es rentable.
  • Nos informa del tiempo que necesita la empresa para alcanzar su ROI.
  • Nos indica las estrategias concretas que le han servido a la empresa para recuperar su inversión, es decir, aquellas estrategias más efectivas.
  • Nos informa también del ritmo del retorno de la inversión y de si esta se sobrepasa, obteniendo margen de beneficios.

Aunque el ROI puede aplicarse a todo tipo de estrategias y acciones empresariales, hoy nos estamos centrando en las que se relacionan directamente con el marketing.

En este campo, en el que se suele combinar lo concreto con lo abstracto, lo cuantitativo con lo cualitativo, se trata de una de las métricas más importantes para conocer la eficacia de nuestras decisiones.

¿A qué aspectos del marketing podemos aplicar el cálculo del ROI? Desde el impacto de anuncios pagados, la efectividad de nuevas herramientas, lo atractivo de nuevos contenidos o el número de registros motivados por una colaboración, son infinitas las acciones que pueden medirse con este cálculo.

Antes de calcular el ROI de las distintas acciones implementadas, es más que conveniente que la empresa siente unas metas que alcanzar: solo de este modo podremos saber cuándo, cómo y por qué hemos alcanzado el ROI.

Es importante que las metas y objetivos, aunque pueda haber algunos más abstractos, sean en su mayoría tangibles y precisos, para poder ser correctamente medidos y optimizados en caso de fuera necesario.

  1. Calcular el ROI

La fórmula para calcular el retorno de la inversión es bastante sencilla, para calcularla, debes tener claros solo dos datos: la ganancia de una inversión concreta y el coste de la inversión.

ROI = (ganancias – inversión) / inversión

Es decir, para calcular cuál ha sido el retorno de la inversión, solo debemos restar a las ganancias el coste de la inversión, y después dividirlo entre el coste de la inversión.

Por ejemplo, si hemos invertido 150€ en una publicación promocionada que redirige a nuestra tienda online y las ganancias obtenidas a partir de las compras de estos usuarios es de 7600€, el retorno de la inversión es de 49,6 veces la inicial.

También, si deseas que el ROI aparezca en modo de porcentaje, puedes multiplicar el número por 100; en este caso, tendríamos un 4960% de retorno.

ROI = [(ganancias – inversión) / inversión] * 100

  1. Claves para aumentar el ROI

Cuanto mejor sea el ROI de nuestras inversiones, más beneficios estamos obteniendo a partir de lo invertido, por lo que siempre nos interesa aumentarlo. ¿Cómo podemos lograrlo?

  • Considera aumentar los precios. Es posible que pienses que venderás menos si incrementas los precios pero, desde luego, es muy posible que una vez vendas, aumentes el ROI. También podemos bajar los precios si los productos son muy caros, para obtener más ventas.
  • Define mejor tu audiencia. Afinando segmentos y dirigiendo nuestra publicidad a los usuarios que son clientes potenciales, nuestro ROI se verá incrementado.
  • Apuesta por los anuncios que mejor funcionan. En ocasiones, nuestro retorno de la inversión es bajo porque no estamos empleando la publicidad de forma óptima, es importante adaptarse al soporte, a la audiencia, a la marca y producto y, por supuesto, nuestros anuncios o publicidad deben ser atractivos.
  • Destaca los productos que mejor funcionan. No se trata de tener muchos productos y servicios a la venta, sino de realmente satisfacer una necesidad, resolver un problema o cumplir un deseo. Si pules tu oferta, tu retorno de la inversión general crecerá.

En efecto, el ROI es una de las métricas más importantes para el marketing de un negocio y para todas las inversiones que lleve a cabo en general. ¡Pero no es la única! Desde IceCream Marketing Shop podemos ayudarte a medir todas las operaciones de tu marca y a optimizar tus inversiones. ¡Hazte ver!

 

Deja una respuesta